El castillo de Bibola


Ubicado en la cumbre de una colina, el castillo domina gran parte del valle del Magra. Perteneció en un primer tiempo a los señores de Bibola, hasta que Bernabo Malaspina de Filattiera se apoderó del castillo en la primera mitad del siglo XIII.  Legado a los obispos de Luni, tocó en 1355 a los Malaspina de Lusuolo quienes lo vendieron a los Malaspina de Fosdinovo un siglo más tarde. Hasta el siglo XVII el castillo tuvo una función meramente militar, permitiendo el paso de las tropas hacia el interior de las tierras. Lo entendió muy bien Giovanni delle Bande Nere cuando decidió ocupar el edificio en 1525 para impedir que las tropas del marqués Malaspina de Lusuolo, procedentes de Sarzana, juntaran las que estaban en Aulla. La muralla fechada de los fines del siglo XV rodea y protege el pueblo y el castillo.