El castillo de Cariseto


En 1164, Federico Barbarossa otorgó a Obizzo Malaspina la investidura del castillo y del feudo de Cariseto. Perdido en 1195, el castillo fue recuperado por los marqueses Malaspina de Mulazzo en 1251, después de que la rama de los marqueses de Godano y Bolano lo poseyó hasta la mitad del siglo XVI. In 1535, el marqués Moroello Malaspina de Pregola intentó apoderarse del feudo. Asedió el castillo donde detuvo por dos meses el último marqués de la rama de Godano y Bolano, Antonio Malaspina, sin heredero. Después de haberse liberado, éste decidió vender su feudo a Gian Luigi Fieschi por 9633 escudos de oro.