Castillo di Lerma


Copyright© http://www.mariopegollo.it/

  

Perteneciente a la antigua Marca Alerámica, Lerma y su castillo permanecieron en manos de los descendientes de Aleramo hasta 1233, cuando los marqueses de Morbello juraron lealtad a Génova, cediéndole su feudo. La República le dio entonces a Tommaso Malaspina de Cremolino, hijo de Federico de Villafranca, descendiente de los marqueses alerámicos por su madre Agnese del Bosco de marqués. Por algún tiempo, Lerma formó así parte del floreciente marquesado Malaspina de Cremolino. Después de caer en manos de los marqueses de Monferrato, en el siglo XV el feudo tocó finalmente a los Spínola quienes lo poseyeron hasta el siglo XVII. A  ellos se debe la reconstrucción del castillo en 1499, sobre un promontorio dominando el río Piota.