El castillo de Olivola


Olivola formó parte del feudo de Filattiera hasta el 1275, cuando Francesco, hijo de Bernabo de Filettiera y de María de Antioca, hija del emperador Federico II, eredó parte del feudo paterno y se volvió el primer marqués de Olivola, al frente de un amplio territorio entre los torrentes Aulella y Taverone. Gran parte del edificio se derrumbó durante un terremoto en 1920.