El castillo di Osilo


Copyright© http://www.mariopegollo.it/


A falta de una documentación suficientemente detallada, la historia del Castillo de Osilo queda poco conocida. Con toda probabilidad, hubiera sido construido entre finales del siglo XII y principios de siglo XIII, en la cumbre del Monte Tuffudesu (650 metros sobre el nivel del mar), lo que permitía el control conjunto de la costa norte de Cerdeña y de tierra adentro . La atribución actual de su construcción a los Malaspina de Mulazzo Malaspina es errónea : lo más probable es que hubiera llegado a las manos de los Malaspina a través de la dote de Urica, hija natural del Juez de Torres Mariano II, que en las primeras décadas del siglo XIII la decimotercera del siglo se había casado con Corrado Malaspina, un hijo natural del marqués Federico Malaspina de Villafranca. La propiedad malaspiniana de Osilo, sin embargo, sólo queda claramente atestiguada desde 1272. Corrado murió sin heredero, y su herencia tocó en parte a sus hermanos Tommaso y Opizzino, dos tercios de sus bienes habiendo sido cedidos  antes a sus tíos Moroello de Mulazzo y Manfredi de Giovagallo. A principios del siglo XIV, debido a los conflictos entre los Malaspina y los nuevos dueños Aragoneses de la isla, la historia de este castillo fue particularmente caótica. A lo largo de los tratados de paz, regularmente rotos, Osilo fue concedido y retirado a los Malaspina hasta 1349, cuando tocó definitivamente a los Aragoneses, quince años antes de que los Malaspina se vieron obligados a abandonar sus posesiones de Cerdeña . En  del siglo XV, el castillo fue abandonado poco a poco. Dominando la ciudad de Osilo, hoy en día el castillo se destaca por su muralla y dos torres de apariencia contrastante, una redonda construida en basalto negro, y la otra cuadrada, construida en toba blanca.