ORAZIO MALASPINA, alias CELIO MALESPINI (1531-1609), AVENTURERO Y LETRADO.

Personaje sumamente romántico, sucesivamente soldado, aventurero, editor, traductor y autor, Orazio Malaspina, dicho Celio Malespini, nació en Venecia en 1531 de Francesco Malaspina, hijo de Galeazzo Malaspina, de la rama de Santo Stefano de los Marqueses de Mulazzo . A principios del siglo XVI, Galeazzo, con sólo una escasa fortuna, se había establecido en Pavía, donde aún vivía en 1545. Su hijo Francisco, después de vagar en Venecia, Milán y Génova - donde se casó con Moisetta Imperiali - se instaló en Verona. Orazio "Celio" nació en Venecia durante la estadía de sus padres. Tuvo un hermano, Scipione Malaspina, con quien mantuvo una correspondencia constante, y que pudiera ser identificado con el homónimo artista-arquitecto, encargado al final del siglo XVI de reconstruir el altar mayor de la catedral de Pisa. De la juventud de Orazio sólo se sabe lo que cuenta él en sus Dos Cientos Cuentos, declarando que había recibido la educación de un caballero " en letras y en armas." Después de servir como soldado en el ejército español durante la guerra de Flandes junto a Alessandro Farnese, permaneció en el servicio del rey Felipe II en 1559-1560, esta vez en la Corte del Ducado de Milán, donde tuvo un empleo desconocido. 

En 1561, fue llamado a Mantua por su amigo el escultor Leone Leoni con fin de ayudarle en la preparación de las celebraciones espléndidas del matrimonio del Duque Guillermo.

 

Obra de Leone Leoni: busto de Carlos V (Museo del Prado)

De vuelta en Milán, Orazio, olvidado por los gobernadores españoles y necesitando alimentar a sus tres hijos, se embarcó en una carrera como falsificador de letras y cédulas. Su talento le llevó a Saboya, donde, en 1564, se presentó ante el Recaudador General del Tesoro Imperial como el "Conde de Pompeya", y proveído de una falsa ordenanza real, pidió la suma seis mil escudos de oro valiéndose de una misión secreta al servicio del emperador. Desenmascarado por el cardenal Granvela, quien al examinar la carta se dió cuenta de la falsificación, Orazio le hubiera contestado: "Bueno, ya que de acuerdo a su excelencia, se trata de una falsifación, por favor entregüela a su Majestad Imperial para que la cambie por una verdadera”.

Finalmente confundido por el Cardenal, Orazio confiesa sus estafas anteriores, de las cuales rápidamente fueron informados el Ministro y los magistrados de Milán. Siguiendo el consejo de Granvela, Orazio fue mantenido en la cárcel para tomar ventaja de sus talentos de falsificador. Escapado o soltado en 1570, reapareció en 1571 en Florencia bajo el nombre de Celio, y fue empleado al servicio del Gran Duque Francesco de’ Medici, oficialmente como Secretario. En realidad, Francesco de Medici aprovechó sus varios talentos: además del ejercicio de sus cualidades como falsificador, Orazio / Celio organizaba fiestas originales y suntuosas para la amante del Gran Duque, Bianca Cappello. En 1576, un nuevo caso de falso le hizo huir de Florencia a Venecia. De vuelta en su ciudad natal, propuso al Dux y el Consejo de los Diez, de poner a disposición su talento como falsificador, alabando las ventajas políticas de esta práctica, pero al parecer sin éxito.

 

Francesco de’ Medici y Bianca Cappello

A continuación, cambiando de profesión, se hizo el editor de un manuscrito incompleto de la Jerusalén Liberada de Tasso, de la cual había recuperado una copia en Florencia cerca del Gran Duque y publicó la primera edición en 1580 bajo el título de Goffredo, obviamente sin la aprobación del Tasso, quien le profesó odio eterno. El año siguiente, que vio una edición "autorizada " completa de los veinte cantos, Celio reeditó el libro con los seis cantos que faltaban. Una edición seguida por otras dos tiradas, lanzadas por el impresor en 1582 y 1583, que tuvieron mucho éxito, siempre con el título decidido por Malaspina.

Torquato Tasso

Reforzado en su carrera literaria veneciana, "Celio Malespini", publicó en 1591 una traducción del Jardín de flores curiosas, del erudito español Antonio de Torquemada, una enciclopédia heteroclita de conocimientos filosóficos, teológicos y geográficos, con un gusto por la teratología: entre otros, se evoca a un hombre con dos cabezas, una de las cuales le salía del estómago.

En 1591, Orazio / Celio se encuentra al servicio del duque de Mantua, Vincenzo Gonzaga. Ciertamente apoyado, si no encomendado, por los españoles, nuestro Malaspina anima al Duque a que pidiese la sucesión del Gran Duque de Toscana Gran Emperador, muerto envenenado en 1587. En esto Celio era asistido por Fra Maranta, un dominicano que había servido a Francesco de Medici como alquimista, nigromante y " maestro en Cabalá ", y tuvo que huir de Florencia después de haber falsificado el testamento de Bianca Cappello.

Vincenzo Gonzaga, Duque de Mantua

El proyecto fracasó, y Orazio, caído en desgracia, poco a poco se hunde en la pobreza. En 1609 publicó una colección de cuentos, Dos cientos Cuentos (Ducento Novelle), sacados de varias fuentes, en particular españolas y francesas (el Cent Nouvelles, obra del siglo XV), donde mezcla con truculencia sus propios recuerdos : la vida social de la Florencia ducal, Venecia afectada por la peste de 1576, y las muchas compañías de juego y academias galanas que florecían en Italia en el momento ... El libro tuvo un éxito considerable en Europa, suscitando muchas imitaciones. Mucho más tarde, una opereta holandesa en un acto, una rata en la trampa (Eene rat in de Val), dará testimonio en este impacto: una niña (Felicita) prometida en contra de su voluntad con un estudiante (Edward), encuentra la solución de sus dificultades empleando un estratagema sacado de "un cuento del travieso Celio Malespini" para alejar al indeseable.

Orazio "Celio" Malaspina no beneficiará del éxito de su obra, muriendo pocos meses después de la publicación de la misma. Este aventurero versátil, símbolo del espíritu del su siglo, sin embargo, habrá marcado la literatura italiana en más de una forma, y sigue siendo uno de los personajes más entrañables de la ilustre familia.