LOS MALASPINA Y LA ORDEN DE SAN JUAN DE JERUSALÉN (ORDEN DE MALTA)

Cruz hospitalaria

Fundada en el siglo XI por comerciantes amalfitanos establecidos en Jerusalén con intención de ayudar a los peregrinos a Tierra Santa, la Orden Hospitalaria de San Juan de Jerusalén, después Soberana Orden de Malta, ha desempeñado un papel de mayor importancia en la defensa del cristianismo en el Mediterráneo oriental. Una importancia que incrementó trás la disolución de la Orden del Temple, de la cual  heredó los bienes junto con las responsabilidades militares.

 

Desde el siglo XIV hasta al siglo XIX,  los Caballeros de San Juan de Jerusalén pudieron contar con más de treinta Malaspina. Algunos de ellos tuvieron cargos eminentes: los Malaspina proporcionaron a la Orden un Bailío, un Prior, un Gran Prior, y no menos de tres Almirantes y cuatro Comendadores. Otros Malaspina, a veces simples caballeros, también se ilustraron heroicamente en episodios famosos, sobretodo durante el Gran Asedio de Malta en 1565, hasta el punto de ocupar un lugar prominente en los anales de la Orden.

 

Muchas familias de la nobleza podían considerar la unión a la Orden de San Juan como un medio para aumentar su prestigio, y sólo proporcionado un contingente a la Orden después de que ésta hubiese obtenido de Carlos Quinto su poder soberano sobre Malta en 1530, después de los años de vagabundeo que siguieron a su expulsión de Rodas en 1527.

 

Este no fue el caso de la Casa de Malaspina, la cual, en sus varias ramas, se unió a la Orden Hospitalaria al menos desde los principios del siglo XIV. De hecho, la más antigua profesión de fe malaspiniana tiene fecha de 1317, en un momento crítico de la historia de la Orden. Expulsados de Tierra Santa algunos años antes, los Hospitalarios recientemente establecidos en Rodas sufrían repetidos ataques de los turcos. Mientras tanto, en Europa debían asumir la gestión de los bienes de la Orden del Temple. Más que un prestigio suntuario venidero, fue esencialmente un prestigio militar, relacionado con la defensa del cristianismo, que debió de motivar las primeras adhesiones malaspinianas. A lo largo de los siglos, la naturaleza de este empeño no se desmintió: sin duda no es casualidad si la presencia malaspiniana creció en los años inmediatamente posteriores al Gran Asedio de Malta, que había visto una vez más la defensa gloriosa de las posiciones cristianas en el Mediterráneo oriental. Los siguientes siglos confirmaron la vocación particular de los Malaspina dentro de la Orden : fueron numerosos   los caballeros Malaspina que, desde el siglo XVII hasta siglo XIX, ejercieron responsabilidades militares a veces eminentes.

 

 

Caballeros hospitalarios de la Orden de San Juan de Jerusalén

Si los caballeros de Malta procedían de varias ramas de los Malaspina, en algunos casos la unión a la Orden constituyó además una especie de tradición familiar, estrechamente relacionada con la vocación de las armas inherente a la noble familia por casi un milenio .

  

 

Rama de los Marqueses de Ascoli

 

Esta rama malaspiniana, la primera que salió de la cuna de la Lunigiana para establecerse en la región de las Marcas, ha proporcionado varios caballeros. Primero dos hermanos, Giacomo Emilio y Carlo, quien pronunciaron sus votos juntos el 18 de julio de 1658. Más tarde, en 1696, fue Ridolfo quien integró la Orden y llegó a Capitán de las Pontificias Galeras.

 

 

Rama de los Marqueses de Chivasso.

 

Procendente de los Malaspina de Chivasso, una aldea ubicada en la Vía Francigena en la provincia de Turín, Carlo se unió a la Orden en 1563 y fue uno de los combatientes gloriosos que repelieron los ejércitos otomanos durante el Gran Asedio de Malta.

 

Asedio de Malta

Rama de los Marqueses Malaspina de Florencia 

 

En el siglo XVII, esta rama ofreció a la Orden dos caballeros a pocas décadas de intervalo: en primer lugar Federico Malaspina quien tomó sus votos en 1634, y después Scipione Andrea Malaspina en 1693.

 

Rama de los Marqueses de Fosdinovo

 

Si los Malaspina de Fosdinovo proporcionaron varios caballeros a la Orden de San Juan de Jerusalén en los siglos XVI y XVII, sin duda el más prestigioso de ellos fue Ippolito, quien tomó sus votos el 13 de julio de 1556, a 16 años de edad. Hijo primogénito de Giuseppe Malaspina, Marqués de Fosdinovo, y de Luigia Doria, procedente de la familia principesca genovesa, abandonó sus derechos en favor de su hermano Andrea al integrar la Orden hierosolomitana. Rápidamente llegó a Bailío de la Orden en Nápoles, y a continuación Consejero del Gran Maestro. En 1560, al frente de una columna de infantería participó en un ataque famoso contra los berberiscos en Djerba. En 1565, fue uno de los oficiales que participaron en el Gran Socorro enviado por el Rey de España para el rescate de Malta el 8 de septiembre. Luego en 1601 fue nombrado Almirante de la Orden, antes de aceptar dos años después el mando de la flota que le ofreció el Papa Clemente VIII. En 1605, después de asistir a la elección de Pablo V, decidió retirarse en un monasterio de Malta. A pesar de las reiteradas peticiones del Papa, siempre se negó en volver al frente de la Armada Pontificia.

 

Paradójicamente, este período de jubilación hizó pasar Ippolito a la posteridad. De hecho, fue él quien aseguró en 1607 la transferencia a Malta de Caravaggio, encontrado en Roma, y en el entonces perseguido por haber matado a un hombre en un duelo. La exfiltración del pintor se llevó a cabo con la bendición del Gran Maestro de la Orden, Wignacourt. Desde julio hasta septiembre de 1607, Caravaggio reside en el palacio Malaspina en el Fuerte San Salvador, en La Valetta. Probablemente a petición de su anfitrión, el artista pintó entonces el famoso cuadro “San Jerónimo escribiendo”, en el cual confiere al santo los rasgos del Gran Maestro. En la esquina inferior derecha del cuadro, Caravaggio coloca el escudo de armas de los Malaspina de Fosdinovo.

 

 

"San Jerónimo Escribiendo" de Caravaggio

Robado a mediados de los años 1980, el cuadro ha recobrado su lugar en el museo de Co-Catedral San Juan de La Valeta, también lugar de sepultura de Ippolito Malaspina, adornada con una lápida suntuosa en la Capilla de Santa Catalina de la Lengua de Italia. Ippolito Malaspina murió en 1625, después de haber legado todos sus bienes a obras benéficas : hospitales, viudas, marineros enfermos, huérfanos.

 

 

 

Lápida de Ippolito Malaspina (Co-catedral de San Juan, La Valetta)

En una película biográfica de Caravaggio producida recientemente por la RAI, un actor interpreta el papel de Ippolito Malaspina.

 

Después de Ippolito, otros dos Malaspina de Fosdinovo participaron en la Orden: Alderano, quien tomó sus votos en 1588, y más tarde, en 1632, otro Ippolito.

 

 Rama de los Marqueses de Monti y Suvero

 

Esta rama de los Malaspina estuvo dignamente representada en la Orden en persona de Ricordano Malaspina, que tomó el nombre religioso de Fray Francisco al pronunciar sus votos en 1840. Gran Escudero, encargado de los asuntos de la Orden en la Corte del rey de Italia (en la época reino lombardo-veneciano), también fue Comandante de la 1ª Encomienda de Parma, galardonado con la Orden Militar Gran Ducal Toscana de San Esteban.

 

Rama de los Marqueses de  Mulazzo

 

El Malaspina más famoso de esta rama, Alessandro el navegador, hizo sus primeras experiencias marítimas como caballero de la Orden. Durante un año, navegó en el Mediterráneo occidental,  participando en la lucha de la Orden contra los piratas. Poco después de la muerte de su padre, dejó Malta para seguir a su tío a España.

 

Más aún que el famoso navegador, otro Malaspina de Mulazzo, Giovanni, vino a ocupar un lugar importante en la memoria de la Orden. De hecho, fue el último caballero caído durante el Gran Asedio de Malta. Observando de un parapeto la retirada de los turcos después de meses de intensos combates, fue alcanzado por un disparo de arcabuz venido del campamento otomano mientras recitaba el salmo “In Te, Domine, speravi”. Si carecemos de datos precisos sobre su genealogía, las diferentes crónicas de la Orden aseguran que procedía efectivamente de los Marqueses de Mulazzo

 

Rama de los Malaspina de Murello

 

Aunque poco conocido, esta rama malaspiniana de la provincia de Cuneo (Piamonte) engendró al más antiguo caballero conocido : Federico Malaspina, quien tomó sus votos en 1317. Una década más tarde, aparece como Recaudador (Comendador) de la Encomienda de Murello, donde la Orden poseía un castillo que le tocó después de la disolución de la Orden del Temple a principios del siglo. En 1334, Fra Frederico Malaspina llega a Prior Hospitalario de Messina. Fue el primer italiano en ocupar este cargo, anteriormente reservado a los Franceses y más tarde a los Aragoneses.

 

Rama de los Marqueses de Podenzana

 

Los Malaspina de Podenzana Malaspina proporcionaron a la Orden una de sus figuras más gloriosas, Vespasiano Malaspina, hijo de Leonardo Malaspina, Marqués de Monte di Vaj y Podenzana. Si se sabe poco sobre la vida de Vespasiano, al contrario su muerte es bastante bien conocida, y queda emblemática del martirio sufrido por algunos caballeros durante el Gran Asedio de Malta en 1565. Después de haber sido herido durante el asedio del fuerte de San Elmo, fue asesinado 15 de julio 1565 mientras defendía el Fuerte San-Miguel. Junto con otros caballeros, fue decapitado por los turcos y crucificado en tablones. Una leyenda persistente  hace de él el último muerto del Gran Asedio, un honor que en realidad pertenece a otro Malaspina, Giovanni, de los Marqueses de Mulazzo. Hoy la efigie de Vespasiano Malaspina, mártir de la fe, adorna la capilla de la Lengua de Italia en la Co-Catedral San Juan de La Valetta (Malta).

 

 

Capilla de la Lengua de Italia (Co-Catedral de San Juan, La Valetta)

Sin duda, la muerte gloriosa de Vespasiano no fue ajena a la vocación de su sobrino, Nicolò, hijo de su hermano Alessandro Malaspina, quien se unió a la Orden en 1605.

 

En el siglo XVIII, otro Malaspina de Podenzana, Leonardo Giorgio integró la Orden el 26 de diciembre de 1742. Vivió en la Toscana, donde ofició como Capitán del Regimiento del Príncipe Heredero.

 

Rama de los Marqueses de Ponzano di Parma

 

Procedente de esta rama cuyo feudo había sido vendido al Banco San Giorgio en 1540, Alessandro Malaspina tomó sus votos en 1569. Aunque su genealogía no está clara, se supone que descendía de Iacopo Ambrogio Malaspina, Señor de Aulla a finales del siglo XV, del linaje de Corrado el Antiguo.

 

Rama de los Marqueses de Sannazzaro

 

Esta rama proporcionó dos caballeros de la Orden en el siglo XVI. En primer lugar, Galeazzo Malaspina, quien tomó sus votos en 1566, tal vez estimulado por la gloriosa victoria maltesa del año anterior. Era uno de los seis hijos de Ottaviano Malaspina, descendiente de los Marqueses de Fosdinovo y Massa. Por su ascendencia, Galeazzo también se relaciona con la famosa familia de Pico della Mirandola, los anteriores propietarios del castillo de Scaldasole que tocó a los Malaspina por el matrimonio de Taddea Pico della Mirandola, hija del Conde de Concordia, con Giacomo Malaspina, Marqués de Fosdinovo y Massa.

 

Según lo dispuesto en la Orden, Galeazzo dejó su parte de los bienes familiares a su hermano Giulio Cesare. A partir la década de 1580, sin embargo, disfruta de los beneficios de la abadía francesa de Saint-Pierre-le-Vif (Sens) que le había dejado René Le Birague, un milanés llegado a Canciller de Francia en 1573.

 

En 1599, otro Malaspina de Sannazzaro, Francesco integró la Orden,  recibiendo después varias concesiones especiales del Papa Pablo V.

 

Rama de los Marqueses de  Suvero

 

En el siglo XVI, esta rama dio a la Orden tres caballeros, probablemente hermanos de sangre: Ascanio, quien tomó sus votos en 1574, y a continuación Fabio y Leonido, integrados en la Orden a pocos meses de intervalo, en 1577. Al parecer, eran hijos de Rinaldo Malaspina, Marqués de Suvero, y de Lavinia Malaspina. Los tres se unieron al Priorato de la Orden en Venecia.

 

Rama de los Marqueses Malaspina de  Tortona

 

En el siglo XVIII, esta rama dio a la Orden un caballero en persona de Ercole Francesco Malaspina, quien tomó los votos en septiembre de 1737.

 

Familia Cybo-Malaspina

 

De la prestigiosa familia Cybo-Malaspina procedieron varios caballeros de la Orden entre los siglos XVI y XVIII.

 

En 1577, fue Francesco Cybo de Massa quien tomó sus votos, seguido en 1596 por Alessandro, Marqués de Massa y Carrara. Más tarde, en 1633, Lorenzo Cybo Malaspina, hijo del príncipe de Massa, también se unió a la orden.

 

Francesco Malaspina, hijo de Carlos I Cybo Malaspina, General de las Galeras del Rey de España, tomó sus votos en 1625. Su sobrino Octavio, hijo de Alderano Cybo-Malaspina, siguió el mismo camino de Caballero Profeso hasta su muerte en 1701.

 

Camilo Cybo Malaspina, sobrino nieto de Alderano Cybo-Malaspina, fue creado cardenal por Benedicto XIII en 1729. Se desconoce la fecha de su adhesión a la Orden, sin embargo fue un miembro prominente ya que en el año 1730 ocupaba el cargo de Gran Prior de Roma.

 

Otros Malaspina

 

Otros Malaspina sirvieron la orden, pero sin que se pueda determinar con precisión sus orígenes familiares.

 

En el siglo XIV, Giovanni Malaspina, tomando sus votos en 1347, fue Comandante/Comendador de la Encomienda Hospitalaria de Versato.

 

En 1422, un Federico Malaspina tomó sus votos, quien más tarde fue Comendador de Candiolo en la provincia de Turín, feudo de los Savoia hasta el XIV, cuando pasó a la Orden.

 

En el siglo XV, dos Malaspina aparecen en la lista de los Almirantes de la Lengua de Italia: Ferlino, quien ocupó este cargo en 1417, y Federico en 1427-1428.

 

En el siglo XVI, Curzio Malaspina sale a la defensa de Malta en 1565 con la armada del Gran Socorro, antes mismo de ser recibido como caballero el 28 de septiembre siguiente, después del Gran Asedio.