ANNA MALASPINA DELLA BASTIA (1727-1797)


Anna-Maria, « Annetta », Malaspina nació en Siena el 28 de noviembre de 1727, de Giovan Cristoforo Malaspina de Mulazzo y de Dejanira Malaspina de Podenzana. En 1751, se casó con Giovanni Malaspina della Bastia, gentilhombre de Cámara en la Corte de Don Felipe de Borbón, Duque de Parma, hijo de Elisabeth Farnese y de Felipe V de España. 

En aquel tiempo, la Corte de Parma estaba muy a la vista, debido a los lazos del Duque con las principales cortes europeas y la educación "ilustrada" que la pareja ducal había recibido. La ciudad de Parma tenía fama de ser un "pequeño París" o "la Atenas de Italia". En efecto se encontraban allí muchos artistas, y casi cuatro mil franceses, bajo la autoridad de un Primer Ministro también francés: Guillaume du Tillot.

 

Debido a la nobleza de su casa, Anna-Maria fue nombrada dama de honor de la duquesa Louise-Elisabeth, la hija mayor del rey Luis XV de Francia. Gozando de una gran influencia en la corte, la marquesa participó en numerosos eventos literarios y mundano y en varias ocasiones acompañó a la duquesa Luisa Isabel a Versalles, donde las dos mujeres residieron desde 1757 hasta 1760. En la corte de Luis XV, Anna-Maria Malaspina fue también un momento rival de la Marquesa de Pompadour, la amante del rey. En el mismo tiempo, su hermano Cesare era chambelán del gran duque Pedro Leopoldo de Toscana.

 

En 1765, la marquesa acompañó la Princesa Louise-Marie hasta Genova, durante el viaje de la infante a España donde iba a casarse con el Príncipe de Asturias, el futuro Carlos IV de España.

 

Después del despido de Du Tillot, su protector y amigo, y la llegada a Parma a la Duquesa María Amalia, hija de la emperatriz María Teresa, Anna-Maria logró mantener un tiempo su influencia en la corte. Sin embargo, la enemistad de la nueva duquesa, a pesar de las admoniciones de la emperatriz, le obligó a retirarse a principios de 1770.

 

Muchos artistas, sin embargo, siguieron celebrando su belleza y cualidades hasta su muerte en 1797.