De la Casa Malaspina procedió un gran número de personajes famosos que se distinguieron por varios motivos en la historia de Italia e Europa, desde el Medievo hasta los tiempos modernos

ALESSANDRO MALASPINA (1754-1810)

Alejandro nace en Mulazzo, Toscana, el 5 de noviembre de 1754, de Carlo Morelo Malaspina, marqués de Mulazzo, y de Caterina Meli Lupi de Soragna, sobrina del virrey de Sicilia Giovanni Fogliani Sforza.

Después de una infancia pasada en Palermo con su tío abuelo, se trasladó a Roma en 1765 para estudiar en el Colegio Pío Clementino. Al final de sus estudios en 1773, se unió a la Orden de Malta. Permaneció un año en la isla, donde aprendió el arte de la navegación, antes de seguir a su tío a la corte de España. En 1774, ingresó en la Real Academia de Marina de Cádiz como guardiamarina. En 1775-1776, participó en varias operaciones en el Mediterráneo (sitios de Melilla y Argel), antes de realizar entre los años 1777 y 1788 misiones de exploración y de comercio, que lo llevaron a las Filipinas tres veces.  Rapidamente,  subió los grados de la marina española, destacandose en los diversos mares del globo y durante el asedio de Gibraltar contra los ingleses en 1780. 

A finales de la década, con su amigo José de Bustamante y Guerra, propuso al rey Carlos III una expedición político-científica a través de todas las posesiones del imperio español.De acuerdo con el espíritu de la Ilustración, la expedición tiene como meta de mostrar el panorama de las poblaciones y recursos  del imperio español para tener de ellos el conocimiento más exacto posible. Para preparar su expedición, Alejandro se rodea de numerosos científicos europeos que embarcan con él en Cadiz el 30 de julio de 1789 a bordo de las fragatas “la Atrevida” y “la Descubierta”.

Tras un viaje de 52 días, los dos buques llegaron frente a la costa de Montevideo el 20 de septiembre. Después de bordear las costas sudamericanas, pasaron el Cabo de Hornos y navegaron hasta las costas mexicanas, donde se separaron. Llegado al puerto de Panamá, Alejandro estudió la posibilidad de un canal que permitiera el paso rápido de los buques entre el Atlántico y el Pacífico. Luego reemprendió su exploración de las costas americanas en busca del paso del noroeste para llegar al Atlántico desde el Pacífico a través de las islas del norte de Canadá. No más que James Cook antes de él encontró este pasaje, finalmente descubierto en 1906 por Roald Amundsen.

Llegado a Alaska, se paró en la isla de Vancouver, donde firmó un tratado de amistad con la población local. Las dos fragatas siguieron juntas su rumbo a través del Pacífico, explorando las Islas Marshall, Marianas y Filipinas, Macao, Nueva Zelanda y Sydney, antes de atravesar nuevamente el océano. Después de haber pasado el Cabo de Hornos de nuevo, llegaron a Cádiz el 21 de septiembre 1794. Malaspina regresó a España con una suma de conocimientos inigualada hasta el momento. En efecto, cartógrafos, botánicos, naturalistas, astrónomos habían recolectado una cantidad considerable de nuevos datos, obtenidos gracias a  contactos con las poblaciones, las autoridades políticas y los científicos locales. Nuevos mapas, numerosos dibujos y colecciones de especies botánicas y minerales fueron presentados, y las informaciones registradas en cada parada permitieron una comprensión más profunda de los pueblos del imperio. Con esta masa de datos inéditos, una nueva visión del imperio fue presentada al monarca, desde la descripción de las poblaciones hasta los recursos económicos, pasando por el inventario de todas las riquezas de las colonias españolas. Organizador y jefe de la expedición, Alessandro Malaspina había dejado la mayor libertad de investigación a los científicos y los artistas que le acompañaron.  En el mes de Diciembre, el rey Carlos IV recibió a Alejandro en el Escorial, nombrándole brigardier unos meses más tarde. El navegador presentó después un informe político confidencial (Viaje político-científico alrededor del Mundo, 1794) en el cual expresó sus ideas y críticas acerca de la gestión del imperio, para permitir la modernización de un sistema Colonial exhausto. Particularmente, proponía conceder una amplia autonomía a las colonias y, siguiendo el modelo británico, la creación de una vasta confederación de estados basada en el comercio y los intercambios, así como la instauración de la tolerancia religiosa y la de reforma una administración pesada y corrupta. Sin embargo, este reformismo inteligente e ilustrado provocó inquietudes, sospechas e intrigas. En noviembre 1795, Alejandro Malaspina fue acusado por Manuel Godoy, primer ministro de Carlos IV, de ser un revolucionario y conspirar contra la Corona.  Llevado a los tribunales, fue condenado a diez años de cárcel en el castillo San-Anton de la Coruña. Esta condena obligó a sus colaboradores a suspender sus trabajos, que guardaron en el cajón por varios años. Mientras estaba en prisión escribió varios tratados de economía, estética así como críticas literarias.

Relajado en 1802 bajo presión de Napoleón, regresó a su tierra natal, donde fue activo en cuestiones políticas locales. En 1805 llegó a ser miembro del Consejo de Estado del Reino de Italia, creado aquel año por Napoleón, y se le encargó la responsabilidad de organizar un cordón sanitario entre el Reino de Italia y el de Etruria, donde una epidemia de fiebre amarilla golpeaba Livorno. Alessandro Malaspina murió en la ciudad de Pontremoli en abril de 1810, cerca de Mulazzo donde había nacido. El famoso navegador dio su nombre a un glaciar en Alaska, así como a un estrecho y una península en Columbia Británica (Canadá).

CORRADO MALASPINA ( + 1253)

Nieto de Obizzo, Corrado, llamado « El Antiguo », mencionado por Dante en el canto VIII del Purgatorio, es uno de los personajes más importantes de la historia de los Malaspina. Fue él quien procedió en 1221, con su primo Obizzino, a la división del vasto dominio formado por su abuelo. Corrado se volvió entonces en líder del Spino Secco y obtuvo los territorios ubicados en la margen derecha del Valle de Magra en Lunigiana, así como los feudos de los valles de Aveto, Trebbia y Borbera. Mulazzo se convirtió en capital de este vasto territorio, y Corrado conservó las armas del Spino Secco de su familia.

Tomó parte en varias guerras en el norte de Italien, aliándose especialmente con Piacenza contra Parma. Murió en 1253, dejando cuatro hijos quienes se compartieron el feudo. 

OBIZZO MALASPINA ( + 1185)

Hijo del marqués Alberto, quien fue el primero en llevar el nombre Malaspina, Obizzo se destacó en el siglo XII por su participación en muchas batallas y su relación con el emperador Federico Barbarossa.

Inicialmente rival del emperador, Obizzo había apoyado los municipios lombardos en su lucha por la independencia a cambio de una salida al Mediterráneo. Junto a la Liga Lombarda, participó en varias batallas, una de ellas la de Tortona en 1155, donde resistió con valentía al emperador. En 1164, sin embargo, cambió de bando y se acercó a Federico, quien le investió  muchos feudos en Lunigiana, Emilia, Lombardía y Piemonte. Mientras que,  regresando de Roma, el emperador estuvo bloqueado por los municipios italianos en Lunigiana, Obizzo le ayudó y acompañó a través de los valles de Aveto, Trebbia y Staffora, hospedándole un tiempo en el castillo de Oramala.

Unos años más tarde, Obizzo se acercó nuevamente a los municipios lombardas y participó en la Batalla de Legnano contra el emperador en 1175, luego en la Paz de Constanza en 1183, que celebró la victoria final de los Municipios y el reconocimiento de sus poderes soberanos y libertades en los asuntos municipales. Obizzo murió en 1185, dejando tres hijos: Obizzo y Moroello, cuyos descendientes dividieron el inmenso dominio unas décadas más tarde, y Alberto quien se hizo famoso en las artes, especialmente la poesía.

ANNA MALASPINA DELLA BASTIA (1727-1797)

Anna-Maria, « Annetta », Malaspina nació en Siena el 28 de noviembre de 1727, de Giovan Cristoforo Malaspina de Mulazzo y de Dejanira Malaspina de Podenzana. En 1751, se casó con Giovanni Malaspina della Bastia, gentilhombre de Cámara en la Corte de Don Felipe de Borbón, Duque de Parma, hijo de Elisabeth Farnese y de Felipe V de España. 

En aquel tiempo, la Corte de Parma estaba muy a la vista, debido a los lazos del Duque con las principales cortes europeas y la educación "ilustrada" que la pareja ducal había recibido. La ciudad de Parma tenía fama de ser un "pequeño París" o "la Atenas de Italia". En efecto se encontraban allí muchos artistas, y casi cuatro mil franceses, bajo la autoridad de un Primer Ministro también francés: Guillaume du Tillot.

Debido a la nobleza de su casa, Anna-Maria fue nombrada dama de honor de la duquesa Louise-Elisabeth, la hija mayor del rey Luis XV de Francia. Gozando de una gran influencia en la corte, la marquesa participó en numerosos eventos literarios y mundano y en varias ocasiones acompañó a la duquesa Luisa Isabel a Versalles, donde las dos mujeres residieron desde 1757 hasta 1760. En la corte de Luis XV, Anna-Maria Malaspina fue también un momento rival de la Marquesa de Pompadour, la amante del rey. En el mismo tiempo, su hermano Cesare era chambelán del gran duque Pedro Leopoldo de Toscana.

En 1765, la marquesa acompañó la Princesa Louise-Marie hasta Genova, durante el viaje de la infante a España donde iba a casarse con el Príncipe de Asturias, el futuro Carlos IV de España.

Después del despido de Du Tillot, su protector y amigo, y la llegada a Parma a la Duquesa María Amalia, hija de la emperatriz María Teresa, Anna-Maria logró mantener un tiempo su influencia en la corte. Sin embargo, la enemistad de la nueva duquesa, a pesar de las admoniciones de la emperatriz, le obligó a retirarse a principios de 1770.

Muchos artistas, sin embargo, siguieron celebrando su belleza y cualidades hasta su muerte en 1797.

BARTOLOMEO PACCA (1756 -1844)

Hijo de Horacio Pacca, marqués de Matrice, y de Cristina Malaspina de Olivola, Bartolomeo Pacca fue educado por los jesuitas en Nápoles y luego integró el Colegio Clementino en Roma antes de ingresar en la Academia Eclesiástica en Roma en 1778. Cercano de Pío VI, éste le nombró su camarero secreto el 31 de mayo 1785, antes de darle el Arzobispado de Damieta y la nunciatura apostólica en Colonia. Bartolomé residió en Alemania hasta 1794 antes de ser nuncio en la corte de Portugal desde 1795 hasta 1802. Cercano del príncipe Don João y de la familia real, mantuvo la influencia de la Iglesia en este país cuando toda Europa estaba trastornada por la Revolución Francesa y la guerra.

Posteriormente, Pío VII le nombró cardenal y Bartolomeo regresó a Roma, donde trató de proteger la propiedad y los derechos de la Iglesia en Francia. Por orden de Napoleón, fue secuestrado en Roma con el Papa Pío VII en 1809. Llevados juntos a Grenoble, los dos hombres fueron separados y encarcelados. Bartolomeo estuvo detenido por tres años y medio en el Piemonte, en la fortaleza Fenestrelle, la más grande de Europa (1,3 millones de pies cuadrados).

En 1813, Pío VII, quien negociaba un concordato con Napoleón, presionó para el cardenal fuera relajado y los dos hombres se reunieron en Fontainebleau en el mes de febrero. Juntos, regresaron a Roma el año siguiente y Bartolomeo fue nombrado Pro-Secretario de Estado y Ministro de Finanzas de los Estados Pontificios. Fue en este momento cuando hizo restaurar el Arco de Triunfo de Tito.

Hasta el final de su vida ocupó cargos importantes: pro-datario de la Santa Sede, obispo de Ostia y luego arcipreste de San Juan de Letrán, también fue un estrecho colaborador de León XII, Pío VIII y Gregorio XVI.Aquel eclesiástico marcó su tiempo y la historia de la Iglesia, actuando como un ardiente defensor de la iglesia en tiempos difíciles. Su último discurso, pronunciado en 1843 en la Academia Romana de la Religión Católica, sobre el destino actual situación y el futuro de la Iglesia Católica se notó especialmente.

Murió en Roma unos meses más tarde, en 1844.

Sus obras : 

Memorie storiche della nunziatura di Colonia Dei grandi meriti verso la Chiesa Cattolica del clero dell' Universita e de' Magistrati di Colonia nel secolo XVI 

Memorie storiche del ministero de' due viaggi in Francia e della prigionia nel Forte di San Carlo in Fenestrelles.

Notizie sul Portogallo e sulla nunziatura di Lisbona 

Memorie storiche per servire alla storia ecclesiastica del secolo XIX (1809-1814) 

Notizie storiche intorno alla vita e gli scritti di Mons. Franc. Pacca, arcivescovo di Benevento (1752-1775). 

Mémoires historiques du cardinal Pacca sur les affaires ecclésiastiques d'Allemagne et de Portugal pendant ses nonciatures

Los obispos MALASPINA de LUNI

Durante la época medieval, Luni fue uno de los obispados más importantes del norte de Italia. Desde la Alta Edad Media, Carlomagno concedió a los obispos privilegios que fueron confirmados en el año 900 por el rey de Italia Berengario II, quien nombró a Oberto primer Marqués de Luni en 940. Este último logró ampliar su dominio sobre una vasto región que se extiendía desde Carrara hasta Tortona y Génova, y que se convirtió en la marcha de la región oriental de Liguria, dentro de la cual estaban incluidos parte de la Toscana, Parma y Piacenza.

En 963, su hijo Adalberto integró nuevos territorios, entre los cuales Sarzana. La diócesis de Luni aumentó aún su importancia en el siglo XI con la aparición y desarrollo de la vía Francigena que permitía a peregrinos de toda Europa de ir a Roma

Debido a las divisiones entre los distintos ramos procedentes de Oberto (Pallavicini, Massa Corsica, Malaspina, Este ...) y la desaparición de un poder central fuerte, la diócesis de Luni perdió su influencia, aislado en medio de feudos más poderosos, en pleno auge. 

En Luni, los obispos retomaron el poder que había sido dejado vacante por los descendientes de Oberto, llamados por otros combates. Pero los obispos nunca lograron imponerse realmente en el escenario político del norte de Italia. La población también dejó la diócesis para establecerse en la ciudad de Sarzana. Los obispos hicieron lo mismo, pero siguieron usando el título de obispo o el de conde de Luni.

La lucha entre los obispos y sus vecinos los marqueses Malaspina duró varias décadas, terminando sólo en 1306 con la Paz de Castelnuovo, firmada por Dante Alighieri en nombre de los marqueses.  

Una vez que volvió la paz, el clero decidió otorgar la diócesis a un miembro de la poderosa familia, y Gherardino Malaspina, hijo de un marqués de la casa del Spino Fiorito, fue nombrado obispo en 1312. Con este nombramiento, los obispos pretendían ponerse bajo la protección de los poderosos marqueses Malaspina para resistir a las presiones de Pisa y Lucca.

Sin embargo, Gherardino no pudo luchar contra Castruccio Castracani, vizconde de Lucca que se apoderó de Luni y Sarzana. Gheradino abandonó Sarzana y murió en 1318.

BERNABO MALASPINA

Le sucedió su primo, Bernabó, hijo de Moroello Malaspina de Mulazzo. Bernabó había sido antes canónigo de la catedral de Génova (1302). Poco después de su nombramiento, confirmó Castruccio Castracani en sus posesiones a cambio de una parte de las ganancias procedentes de los peajes y de las rentas de la diócesis, un acuerdo que duró hasta la muerte del condottiere en 1328. Este año, aprovechándose del debilitamiento del condado de Lucca, los poderosos vecinos de la diócesis trataron de recuperar parte del territorio. Bernabé también participó en esta nueva guerra, junto a su primo Spinetta el Grande, los Della Scala de Verona, los Visconti y los florentinos. Derrotó a los pisanos que abandonaron Massa e Avenza e hizo su entrada en Sarzana en 1335. El año siguiente, se apoderó de la ciudad de Massa.

Bernabó murió el 5 de agosto de 1338 y fue sepultado en la iglesia San Francesco de Sarzana. El epitafio del monumento funerario, aún visible en la iglesia, indica :  Sobrius et lenis, castus , misurator egenis ; Compatiens mestis et moribus aptus honestis.

En 1351, un nuevo miembro de la familia Malaspina fue nombrado obispo de Luni por Clemente IV: Gabriel, hijo de Azzolino II, marqués de Fosdinovo, hermano Spinetta el Grande y de Bernabó, el arzobispo de Pisa. Cuatro años más tarde, el emperador Carlos IV le confirmó como obispo-conde de Luni, haciéndole además príncipe del Sacro Imperio Romano.

En 1353, los güelfos y gibelinos se refirieron a él para preparar para la paz entre ambas partes, un esfuerzo condenado al fracaso debido a un antagonismo muy fuerte entre las dos facciones. Luego se dedicó a su misión espiritual, renunciando en cualquiera reivindicación política, material o territorial y se dedicó a la gestión de su diócesis desde Sarzana. Sus cualidades de honestidad conducieron también su tío Spinetta el Grande a nombrarle como albacea.

GALEOTTO MALASPINA

Hijo de Azzolino II, marqués de Fosdinovo, y sobrino de Spinetta el Grande, con su hermano Galeotto heredó el feudo de su tío, que había muerto sin hijos. Vivió en Verona, donde estudió derecho antes de volverse un juez famoso de la ciudad y casarse con la noble genovesa Grimaldi Argentina.


Él fue el primer marqués en establecerse en Fosdinovo, adquirido por su tío Spinetta algunos años antes. Edificada en 1367, su sepultura se encuentra en la iglesia San Remigio de Fosdinovo.


Allí se pueden ver de San Juan, San Pedro y San Pablo, y nuevamente San Juan presentando el caballero a Jesús y a la Virgen.

LUIGI MALASPINA DI SANNAZZARO (1754-1834)

Luigi Malaspina di Sannazaro, noble de Pavia, fue chambelán del emperador del Sacro-Imperio Romano a fines del siglo XVIII. 

Durante su juventud, Luigi Malaspina viajó en Italia y vivió en Francia, Inglaterra y Alemania. A su regreso a Italia, fue comisionado por el emperador José II para administrar el hospital de Pavía, que se convirtió en un modelo en Italia. Luego fue nombrado real delegado de la Universidad.


Durante la invasión francesa dejó Pavía pero regresó a su feudo después de la derrota de los ejércitos de Napoleón en 1814. Luego participó en el Congreso de Viena como representante de Pavia para las negociaciones sobre la redistribución de Italia. El 12 de febrero 1816, en el Palacio Imperial de Milán, fue condecorado con el Orden de la Corona de Hierro por Francisco I, primer emperador de Austria.

Después de su estancia en Viena, regresó a Pavía. Apasionado por el arte y la arquitectura, publicó un catálogo de su colección de grabados y construyó a su cargo un palacio para la enseñanza de las Bellas Artes, del cual elaboró el plan. Muere dejando un gran número de pinturas y grabados recolectados durante sus viajes a Milán y Alemania, que constituía una de las más ricas colecciones italianas de la primera mitad del siglo XIX. Actualmente se encuentra en la Pinacoteca Malaspina Pavía.

Luigi Malaspina publicó numerosos libros : 

- Delle Leggi Del Bello Applicate Alla Pittura Ed Architettura Saggio 1791 

- Osservazioni sugli spedali, sugli Stabilimenti di Beneficenza e su differenti caratteri delle inclinazioni e delle passioni, Pavia, 1793 

- Memorie storiche della fabrica della catedrale di Pavia, Milano, 1816 

- Guida di Pavia, Pavia, 1819 

- Cenni di pubblica economia relativa all’industria e riccheza delle nazioni, Milano, 1820 

- Catalogo di una raccolta di stampe antiche, Milano, 1824. 

- Memoria sugli apparenti caratteri delle inclinazioni e passioni, Milano, 1826 

- Cenni sulla mitologia egizia, 1828 

- Saggio sulle leggi del bello applicate alla pittura ed architettura, Milano, 1828 

- Inscrizioni lapidarie, Milano, 1830 

- Elementi tratti delle piu accredidate opere per la fabbricazione dei vini, Milano, 1831 

- Quadro storico della greca architettura, Milano, 1831 

- Lettera intorno alla cattedrale di Pavia, Milano, 1832 

- Elenco di Idoli egizi, Milano, 1832 

- Memoria intorno alle diramazioni dei popoli sulla superficie del globo, e singolramente in Italia, Milano, 1834 

- Relazione di un viaggio in varie province d’Europa 

- Descrizione della Certosa di Pavia

MARCELLO MALASPINA (1689-1757)

Marcelo Malaspina nació en 1689 de Manfredi II, marqués de Filatierra. Después de sus estudios en Pisa, ejerció como abogado en Roma. Auditor General de Siena, ocupa un escaño en el Consejo de los Nueve Conservadores y fue electo senador de la ciudad de Florencia en 1721. Murió en 1757.